Para qué sirve pilates y beneficios de practicarlo en casa

Profundiza en los beneficios del pilates como disciplina de movimientos suaves y que invitan a tomar plena consciencia tanto de la dinámica como de la respiración, lo que tiene sus beneficios en el plano físico y en el mental. El pilates actúa como balón de oxígeno a la excesiva rigidez a la que sometemos el cuerpo día a día, haciéndonos ganar en bienestar. Más aún cuando se hace en casa.

Hay quien cree que el ejercicio debe ser intenso y muy dinámico, implicar movimientos rápidos e ir acompañado de música a todo volumen. Si ese es tu pensamiento, puede que te sientas decepcionado con el pilates, pero optar por esa disciplina es ir un paso más allá del mero conocimiento de que el ejercicio es bueno: se trata de ser consciente de cada movimiento, de concentrarte en ti mismo y en lo que haces. Así que cabe preguntarse, como mínimo, para qué sirve el pilates.

Pero comencemos por el principio: ¿qué es el pilates? Se trata de un entrenamiento físico y mental que combina la gimnasia, la fisioterapia y el yoga, aprovechando el dinamismo de movimientos suaves para trabajar la fuerza muscular, el control mental, la respiración y la relajación. Sus orígenes se atribuyen a Joseph Hubertus Pilates, de ahí el nombre con el que la disciplina es conocida en la actualidad, introducida a principios del siglo XX.

Para qué sirve hacer pilates

La respuesta corta: ayuda a tonificar todos los músculos del cuerpo y, por lo tanto, a prevenir lesiones, eliminar molestias en la espalda y recuperarse tras el parto. También adelgaza, lo que permite recuperar la silueta.

Para darte la respuesta larga te dibujamos un contexto con el que seguro que te identificas: ocho horas al día sentado en una silla de oficina. Vale, entendemos que no es el caso de todas las personas que nos leen, pero está claro que la actividad laboral ha ido ganando en sedentarismo desde hace unas décadas, y eso hace mella en nuestro estado general de salud: la falta de ejercicio físico afecta a la producción de hormonas y hace que pensemos más lentamente; el cuello, los hombros, las muñecas y los dorsales se resienten; la capacidad pulmonar merma y aumenta el riesgo de padecer alguna cardiopatía.

“¿Y el pilates para qué sirve?”, te preguntarás. A nivel mental, el pilates es incluso más recomendable que otras disciplinas deportivas porque, como decíamos, ayuda a la concentración. Invita a conocer tu cuerpo, tu mente y cuáles son las sensaciones y emociones que experimentas, lo que sirve para desconectar de todo lo demás y reconectar contigo mismo.

El pilates también alivia la sobrecarga cervical, pues fortalece los músculos del cuello y la espalda. Mejora la capacidad pulmonar gracias a la respiración consciente en la que se basa. Mejora los hombros, las muñecas y la parte dorsal de la columna gracias a los ejercicios de fuerza, movilidad y estiramiento que propone. E implica la contracción y expansión de tejidos para la oxigenación y, por extensión, la mejora del sistema cardiovascular.

Cuáles son los beneficios de practicar pilates en casa

Ya sabes para qué es bueno el pilates, una disciplina que permite trabajar de forma integral los músculos de tu cuerpo mientras tomas plena consciencia del mismo, lo que tiene sus beneficios a nivel mental. Pero todavía podemos sumar mejoras a la actividad practicándola en casa.

Lo bueno del pilates a domicilio es que estás en un entorno seguro y cómodo, como es tu hogar. No tienes que desplazarte a un estudio o sala de gimnasio que, en ocasiones, puede resultar fría y austera, lo que no invitará a la necesaria relajación. Lo de evitar el desplazamiento, además, implica ahorrar dinero y tiempo, lo que se valora cuando se tiene un ritmo de vida muy ajetreado.

El servicio a domicilio requiere solo unas horas de antelación, y la disponibilidad es amplia: cualquier día de la semana de 9 a 22 h, y días festivos también disponible bajo petición.

Servicio de pilates a domicilio y sus ventajas

Siguiendo con los beneficios del pilates en casa, insistimos en la comodidad que supone limitarte a concertar una cita y esperar al monitor. Lo más importante, sin embargo, es que hablamos de un entrenamiento personal guiado y adaptado a ti, que tendrá en cuenta tu edad, constitución, anatomía o nivel, es decir, si eres principiante o necesitas clases más avanzadas.

La guía del monitor te permitirá realizar los ejercicios con fluidez, prestando plena atención y con pocas repeticiones para que no se trate de un ejercicio demasiado intenso. De hecho, lo característico del pilates no es la intensidad, sino los movimientos suaves que resultan efectivos y te dejan tiempo para pensar en lo que haces.

Eso sí, para que tales beneficios se den debemos hablar de un instructor certificado que ofrezca garantías, sobre todo cuando se trata de casos específicos como el pilates para embarazadas o a ejecutar durante el postparto. El monitor certificado es el que ha recibido una formación específica que le ha permitido conocer con detalle la anatomía humana, las bases de la disciplina y cómo adaptar los ejercicios a diferentes sectores poblacionales.

En resumen, hemos visto que el pilates es una disciplina completa y regeneradora que ayuda a tonificar los músculos, corregir posturas y mejorar la respiración, lo que tiene sus beneficios a nivel físico y mental. Unas sesiones bien ejecutadas responderán sobradamente a las preguntas sobre para qué sirve el pilates, más aún si se le suman las ventajas de hacerlo en casa.